Bizcocho Matcha

En En mayo 14, 2018 0 Comentario 220 Visitas

Te vamos a dar ideas para pasar un buen rato en la cocina, obtener un producto sólido y dulce, un bizcocho muy particular con el que puedes sorprender a amigos, invitados además de deleitarte tú que lo elaboraste. 

Una vez que hemos descubierto este estupendo té; el té matcha, vamos a aprovechar su exquisito sabor, olor, y tan característico color y sus tantísimas propiedades, no solo en infusión, también será un buen ingrediente para un buen bocado a cualquier hora del día.

Para ello vamos a acudir en este caso a una receta simple pero sabrosa. 

El resultado podemos tenerlo a mano y consumirlo inmediatamente o bien guardando un trocito, un pedacito en cajas o botes de cristal, evitándose así su deterioro.

Para elaborar el bizcocho de té matcha, empezaremos cogiendo unos 80gr de mantequilla a temperatura ambiente, así logramos que su consistencia sea cremosa y fácil trabajar. A la vez también encenderemos el horno para conseguir la temperatura adecuada para hornear la masa.

Como utensilios necesitaremos unos boles de cristal, pequeños moldes cuyo material nos permita meterlos en el horno caliente, una cuchara para batir y mezclar bien los ingredientes y una aguja de punto para comprobar que el bizcocho que pretendemos obtener está bien cocinado.

Los ingredientes son de uso muy cotidiano en nuestros hogares, fáciles de tener o de conseguir; la ya citada mantequilla, harina, levadura en polvo, azúcar moreno y huevos. El otro ingrediente es el té matcha, el protagonista de esta receta.

Empezamos mezclando en un bol de cristal, la mantequilla ya cremosa (apartamos unos 10 gramos , ya diremos con qué finalidad) a la que añadimos unos 70 gramos de azúcar moreno, que aporta un sabor más agradable que el del refinado y los huevos batidos previamente, trabajamos estos tres ingredientes batiendo y mezclando bien, hasta lograr una masa de aspecto homogéneo.

En otro bol, incorporamos una cuchara de nuestro delicioso té matcha a la mezcla de la levadura en polvo y los 80 gramos de harina que habremos pasado por un tamiz, para evitar la poco agradable sorpresa que nos llevaríamos al formarse grumos, esta mezcla la incorporamos despacio y mezclando a la vez sobre la que tenemos de la mantequilla y los huevos que teníamos ya hecha.

Con la mantequilla que tenemos reservada; la que no habíamos mezclado con los huevos y el azúcar , forramos por dentro las paredes de unos moldes, pequeños aptos para meter en el horno que tengamos. Son recomendables aquellos moldes que una vez que nos permitan sacar min-bizcochos individuales; aunque también podemos usar un molde de mayor tamaño en el que volcar toda la masa y obtendremos un único bizcocho una vez horneado habrá que dejarlo enfriar y desmoldarlo...

Si sois de los que os gusta preparar también vuestras mermeladas con frutas como la naranja, o la fresa, podéis añadir un poco de estas por encima quedara muy bueno, o bien al partir el bizcocho por la mitad y poner una capa de la mermelada entre los 2 pedacitos. Son pequeños toques que lo hacen diferente y delicioso a este bizcocho-matcha.

Suerte y animaros a utilizar el delicioso té en "cosas" de comer.



Comentarios

Deje su comentario